Skip to main content

Si su hijo tiene el pecho hundido — conocido como tórax excavado o pectus excavatum — es muy probable que otro miembro de su familia haya tenido esta condición congénita también. A pesar de que no se conocen las causas del tórax excavado, la condición tiende a permanecer en las familias; el 25% de los pacientes descubren que tienen un historial de otro familiar con “pecho de embudo” (también conocido como pecho hundido).

Los expertos en cirugía de Children’s Mercy Kansas City son líderes reconocidos en la reparación de tórax excavado. Nuestro índice de éxito en cirugías es del 99%.

Esta condición es la deformidad más común en las paredes del pecho en niños y se puede volver visible (el único síntoma actual del tórax excavado) en cualquier momento de la infancia hasta la pubertad. Se produce cuando varias costillas y el esternón (los huesos del pecho) no crecen normalmente, provocando que el esternón sea presionado hacia adentro y provoque una depresión que es visible cuando se mira el pecho de su hijo. La depresión puede variar en tamaño y profundidad, siendo más profundo en un lado, provocando que los huesos del pecho sean curvados y, en muchos casos, empujando al esternón hasta que casi toque la columna.

A la mayoría de los niños no les molesta tener un pecho cóncavo hasta que empiezan a tener un crecimiento acelerado. En ese momento, muchos casos de tórax excavado podrían requerir una cirugía mínimamente invasiva. El tórax excavado, que no es grave frecuentemente, puede mejorar con ejercicios para incrementar la fortaleza de la parte superior del cuerpo y mejorar la postura.

Cirugía de tórax excavado

A inicio de los años 90, los médicos empezaron con una cirugía abierta para corregir la condición. 8 años después, Donald Nuss, MD, un médico de Norfolk, Va., tuvo la idea de un enfoque que era menos invasivo. Desde entonces, los cirujanos generales en Children’s Mercy han modificado el procedimiento Nuss. En 1999, empezaron a usar un procedimiento mínimamente invasivo que involucraba pequeñas incisiones — solamente de 1.5 pulgadas de largo — en cada lado del pecho del niño. Después, los médicos insertan una barra de acero que ha sido curvada para que quepa debajo del esternón cóncavo y alrededor del frente del pecho. La barra ayuda a volver a dar forma al pecho a medida que el niño crece. Después de aproximadamente 3 años, se retira la barra a través de un procedimiento ambulatorio. Este tratamiento para el tórax excavado es muy efectivo; menos del 1% de los niños desarrollarán esta condición nuevamente.

¿Qué va a pasar antes y despues de la cirugía?